domingo, 18 de diciembre de 2016

ROGUE ONE de GARETH EDWARDS

Tras más de un año de espera, ya temíamos lo peor para esta película. Las noticias sobre reescrituras de guión, nuevos rodajes de escenas y sobre el posible abandono de los actores, han plagado las redes sociales durante meses. Ahora que ha llegado solo nos queda postrarnos a sus pies. 


Vaya peliculón. Algunos podrían pensar que es un mero spin-off para sacar el dinero de nuestros bolsillos, pero la calidad del film hace que esto quede difuminado. Rogue One es, sobre todo, una peli de espías. Desde el principio quedó claro que iba a ser diferente, que iba a estar alejada de los clásicos de Star Wars plagados de sables laser. Para empezar, está ambientada entre el Episodio III y el Episodio IV, en ese momento oscuro en el que el Imperio domina la galaxia. Esto la hace muy similar a la serie de dibujos Star Wars Rebels, que también se ambienta en ese periodo de tiempo y cuyos protagonistas son un grupo muy variado de personas que actuan fuera de la ley para enturbiar los planes del Imperio.

Así pues, estamos ante una película de guerra, mucho más oscura que otros films de la saga. Sus personajes son tridimensionales y complejos, y están llenos de vida gracias a un guión que ha sabido darles la humanidad necesaria para que empaticemos con ellos. Me han encantado Jyn Erso y Cassian Andor, a mayor gloria de sus actores, Felicity Jones y Diego Luna, que forman una pareja fantástica. Ben Mendelsohn provoca desagrado como el villano Krennic, igual que ha sabido hacer en muchas de sus películas, como por ejemplo Animal Kingdom. Ahora bien, si alguien pone los pelos de punta ese es, ni más ni menos, que Darth Vader. Solo tiene dos escenas, y en ellas se ve que es el mal personificado, la última escena quitará a más de uno el aliento.


Cuando se anunció que se iba a hacer este film se dijo que sería sobre una batalla, y así es en esencia. Tras una introducción que nos sitúa a los personajes y los va conduciendo hasta dejarlo todo bien unido, tenemos una de las batallas más épicas que se hayan hecho en toda la franquicia. Madre mía, que espectáculo! Ver sobrevolar a los X-Wing sobre esos enormes cruceros imperiales nunca había puesto los pelos tan de punta. Y qué decir de la batalla en esas playas paradisíacas. Nadie en su sano juicio podrá sacarle pegas a todo el tramo final. Es absolutamente brillante, por no mencionar la fotografía que es impecable.

Por sacarle alguna pega, diría que le sobra algún discurso rimbombante y que alguna parte del principio es más lenta de lo que se esperaría de un blockbuster, pero para nada se hace aburrida o pesada esa primera parte, sinceramente creo que la gente a veces es un poco exagerada, que ven una escena que les chirría y ya se ponen a criticar sin tener en cuenta el conjunto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario