sábado, 13 de septiembre de 2014

BOYHOOD de RICHARD LINKLATER (2014)


¡Qué rápido pasa el tiempo! Y no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Solo disfrutar de lo que venga, igual que disfrutas de las casi tres horas (muy bien aprovechadas) de ver Boyhood. Debo reconocer que mis expectativas respecto a esta película estaban muy altas. Llevaba meses esperando su estreno y, teniendo en cuenta lo que adoro la trilogía de Linklater de Jesse y Celine (Antes del amanecer, ... atardecer, ... anochecer), no me esperaba algo inferior a ese nivel, y efectivamente así ha sido. No solo ha llegado al nivel de mis expectativas, sino que las ha superado con creces. Esta vez ni siquiera Carlos Boyero podría criticarla. 

Para quien no lo sepa, Boyhood es una película que ha tardado 12 años en rodarse. Mismos actores, mismos escenarios, una historia. La historia de un niño, Mason (Ellar Coltrane) y el transcurrir de su vida entre los 6 y los 18 años. Una vida que transcurre entre discusiones con su hermana Samantha (Lorelei Linklater, la hija del director), mudanzas, conversaciones de hombre a hombre con su padre (Ethan Hawke), una madre (Patricia Arquette) con mal gusto para los hombres... 
Que nadie se espere una vida super dramática con grandes acontecimientos. Lejos de ello, la película es una comedia sincera, que más que grandes dramas recoge escenas de la vida cotidiana. Sensaciones, recuerdos. La cultura popular invadiendo la vida de unos niños que van creciendo. El "momento Harry Potter" me ha transportado a mi infancia y adolescencia de un modo que nada más podría haberlo hecho.


Boyhood no es solo una historia de ficción. Es una historia compuesta por retazos de la vida de cada uno de los que han participado en el proyecto. Empezando por el director, que estaba grabando y dirigiendo a su propia hija, y por Ellar Coltrane, el protagonista, quien acumulaba experiencias personales para luego incluirlas en el guión. Esto mismo lo hizo Linklater con "Antes del anochecer", la última película de su famosa trilogía, cuyo guión escribió junto a Hawke y Delpy, años después de la segunda parte, cuando hubieran vivido lo suficiente como para que el proyecto fuera auténtico. Boyhood podrá ser tachada de muchas cosas, pero no de no ser una proyecto auténtico, y ver como el paso del tiempo afecta a todos resulta increíble. Las numerosas elipsis del montaje, sin necesidad de intertítulos o alusiones temporales, dan la fluidez necesaria a la película.

Algunos no han considerado que sea una película nostálgica. Pero para mí sí lo ha sido, pues como ellos nací en los 90 y mi adolescencia transcurrió durante los 2000. Hay cuestiones universales, que no importa donde te críes, van a ser así siempre: el colegio, la primera vez que bebes alcohol, el primer amor, la angustia adolescente... También hay detalles intrínsecamente unidos al lugar donde vives. Texas, con sus Biblias y rifles, debe ser un lugar curioso para crecer; aunque por suerte para los protagonistas, no es así como les han criado. 

Pero no nos equivoquemos. Boyhood no es una simple película sobre la niñez o la adolescencia. No es una comedia fácil con mensaje optimista. Boyhood es... la vida misma.


1 comentario:

  1. No veo que logra al usar los mismo actores, y esperar años para filmar. El resultado es el mismo que cuando vemos una pelicula donde transurren muchos años y los actores cambian. Me parece un recurso casi fallido.
    Quizas tendrìa sentido si durara 10 horas, porque entonces el aspecto documental cobraria valor, y le hecho de que sea "la vida misma".
    Eso, en fin, creo que hubiese estado bueno que durara 10 horas y sea una mini-serie o algo asì.

    De esta manera es simplemente una pelicula larga que no se por que usaron los mismos actores y tardaron años en rodarla.
    La pelicula no tiene nada de especial.

    No lo digo por ser malo, me gusta bastante linklater

    ResponderEliminar