martes, 23 de diciembre de 2014

EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJERCITOS de PETER JACKSON

Cuando la aventura de El hobbit comenzó, no tenía nada que objetar pues al no haber leído el libro mis expectativas no estaban basadas en los recuerdos de mi infancia ni nada parecido. Sin embargo, sí era consciente de que iban a hacer 3 películas (probablemente de 3 horas cada una) sobre una única novela que ni siquiera es larga. Era bastante obvio que está trilogía estaba hecha para sacar dinero y para que los fans de El señor de los anillos, entre los que me encuentro, disfrutaran de una nueva experiencia a través de la Tierra Media.

La primera película de la nueva trilogía, Un viaje inesperado, me encantó. Es muy divertida, tiene buen ritmo, y sucede un poco de todo. En ella están buena parte de los momentos "cumbre" de toda la historia. La siguiente, La desolación de Smaug, continuó bien la primera, aunque en ella ya pudimos encontrar algunas de las características que han definido la tercera: un guión flojo en algún momento y flipadas a mansalva para que nos deleitásemos con los efectos especiales o lo que sea.

Y entonces llegó La batalla de los cinco ejércitos. Ya estaba avisada de que tras el final de la segunda, en realidad, solo quedaban unas 20 páginas de libro. Pero lo que me he encontrado ha sido mucho peor de lo que podía imaginar. A partir de aquí SPOILERS:



Para empezar el dragoncito muere a los 10 minutos de película. Lo que nos encontramos a continuación, salvo las escenas protagonizadas por Bilbo, las más interesantes a mi modo de ver, es la batalla. Una batalla de 2 horas en las que no pasa nada. El guión es casi inexistente, y el que hay no es para tirar cohetes. Solo es un despliegue de efectos, que encima en muchos casos están mal hechos, porque se nota el ordenador una barbaridad. Legolas adquiere poderes sobrenaturales como volar o dirigir trols con una flecha clavada en el cerebro como si fuese el mando de la consola. La muerte de Thorin es absurda no, lo siguiente. Su muerte no es épica, es absolutamente ridícula. A todo esto Bilbo, no aparece ni en media película porque le han dado un golpe en la cabeza y se despierta justo para ver morir a Thorin. Gandalf y Bardo no tienen mucho más protagonismo tampoco... En fin... Un desastre. 

Se han cargado la trilogía a mi modo de ver. Yo que estaba tan contenta con las otras dos... Ahora si quiero volver a verlas tendré que tragarme esta también. Esto solo demuestra que podrían haber hecho perfectamente solo dos películas y habría sido mucho mejor, pero claro se llevan las trilogías y eso de hacer solo dos películas no está de moda. Igual que con las sagas de novelas que el último libro, aunque sea una basura, les da por hacerlo en dos películas como hicieron con Crepúsculo y como están haciendo con Los juegos del hambre. ¡TODO MUY RIDÍCULO! ¡TODO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario