viernes, 29 de mayo de 2015

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY: ¿Drama erótico o comedia absurda?

Me cuesta ponerme seria a la hora de escribir sobre esta película. Es mala, mala, pero mala con avaricia. Es tan mala que resulta casi insoportable, y si la soporté hasta el final fue gracias a los ataques de risa que me daban cada dos por tres. Y de ahí empecé a pensar que tal vez no fuese un melodrama romanticón, sino que tal vez fue concebida como una comedia absurda con la que sus creadores se dedican a reírse de los espectadores... Pero esto quizás sea hilar muy fino.

Empezaré comentando que la película está basada en el primer libro de una trilogía que se  había convirtido en un gran bestseller. Todo comenzó cuando una aburrida mujer de mediana edad, E.L. James, estaba sumamente aburrida en su casa leyendo la saga para adolescentes hormonadas Crepúsculo. Así que se puso a escribir un fanfiction (que para quien no lo sepa es un relato ficticio basado en otra novela) sobre Crepúsculo pero con un multimillonario buenorro pero trastornado, y una desustanciada mojigata y torpe. Los libros son penosos, pero no llegan al nivel de mediocridad alcanzado en la película. En cualquier caso es todo muy sencillo: los protagonistas se conocen, ella queda prendada de su apolinea masculinidad, y él parece encantado con la ingenuidad de ella. Pero no es oro todo lo que reluce, y él por más que esté muy bueno también está muy jodido debido a un oscuro pasado, motivo por el que se ha dedicado al sadomasoquismo como vía de escape.


Los diálogos son tan ridículos que estuve media película a carcajada limpia, y me pareció tan evidente que sus productores, guionistas... estaban poniendo en tela de juicio mi inteligencia, que pensé que esto no podía ser un proyecto serio, por fuerza tenía que tratarse de una comedia absurda. 

Pero posiblemente esto no sea lo peor. Lo peor es que la gente, especialmente la gente joven, va a ver esto y van a pensar que es normal. Que la relación insana, dependiente y machista que tienen los personajes es algo real y lógico. Por otra parte, es bastante triste que con la cantidad de buen cine erótico que hay la gente aun no se haya enterado. Parece que al hacer este film se haya descubierto América, cuando toda la vida se ha estado haciendo cine erótico, pero erótico de verdad, nada de un par de avistamientos de vello púbico y unos azotes. 

¡Ay cuanto me quejo! En resumidas cuentas, es demasiado mala como para comprender el enorme éxito de taquilla, demasiado mala para habérmela tragado hasta el final, y demasiado mala para que vaya a haber dos películas más... Solo de pensarlo se me pone la piel de gallina. En fin... la culpa es mía por haberme leído esos libros (la curiosidad mató al gato, y a mí me dejó fulminada) y por haberme tragado la película después (para esto ya no tengo excusa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario