martes, 13 de octubre de 2015

Serie de TV: HAPPY ENDINGS (2011-2013)


Empecé a ver esta serie sin ningún tipo de expectativas, o más bien con las expectativas algo bajas. Sin embargo, el primer episodio ya me hizo troncharme de risa como hacía tiempo que no lo hacía. La serie no es para nada original en su argumento. Por supuesto, va de un grupo de seis amigos que se ven a todas horas, quedan siempre en el mismo bar y entran en casa de los otros sin llamar a la puerta. Si, Friends marcó tendencia y no creo que jamás puedan ser superados. 

Sin embargo, estos seis amigos a pesar de parecerse sorprendentemente a los seis originales, tienen su toque personal y un humor muy bizarro en algunas ocasiones. A veces son tan absurdos que no puedes evitar disfrutar de sus locuras sin sentido y reírte de lo tontos que pueden llegar a ser. La serie comienza con la boda de dos de ellos (Alex y Dave), boda que se va al traste cuando la novia huye, dejando alucinados al novio y al resto del grupo. Los otros miembros del grupo son un pareja casada, Brad y Jane, que son sin duda mis favoritos; Max, el amigo gay que es un verdadero desastre; y Penny, la amiga que tiene tantas ganas de conocer a un hombre y casarse que parece Susanita, la amiga de Mafalda.


Las tres temporadas se ven en un plis plas, la lastima es que la serie fuera cancelada. Aunque es cierto que la serie comete ciertos errores algo graves. En primer lugar, no tiene un hilo conductor real, pues los días se van sucediendo para ellos y no parece que nada importante les ocurra, y cuando parece que algo trascendental va a suceder, lo dejan pasar sin darle relevancia. Además, tampoco se puede decir que los personajes tengan una clara evolución y los episodios de final de temporada son bastante flojos, lo que no tiene mucha explicación teniendo en cuenta que lo lógico es dejar al espectador con ganas de más.

A pesar de todo ello, la serie es muy recomendable para quien tenga ganas de pasar un rato divertido sin preocuparse mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario