jueves, 21 de julio de 2016

LA HABITACIÓN de LENNY ABRAHAMSON (2015)


A veces somos capaces de discernir cuando tenemos delante una obra maestra. Yo lo supe cuando llevaba escasos minutos de película, aun sin saber como iba a terminar. Sin embargo, estaba en lo cierto pues "La habitación" no puede dejar a nadie indiferente. Es un film perturbador, pero no en el mal sentido, y es conmovedora, pero sin caer en el sentimentalismo. No podía ser de otro modo teniendo en cuenta el tema que trata, porque sino nos hallaríamos ante un telefilm barato.

Una madre y su hijo de cinco años viven en una habitación en la que tienen todo lo que podrían necesitar para vivir. Todo excepto su libertad. Jack no lo comprende, para él esa habitación es su mundo; donde duerme y come con su madre, donde hacen ejercicio para no oxidarse, donde juega, pero para ella solo es el zulo en la que lleva siete años encerrada, pues fue secuestrada por un hombre a los 19 años y no ha vuelto a salir de allí. 


La relación madre-hijo vertebra la película de principio a fin. Ésta no es perfecta ya que son personajes muy reales, ella se siente absolutamente frustrada con esa vida que no es vida, y él tiene 5 años, se enfada y hace preguntas a su madre cuya respuesta él no podría comprender por su corta edad. A pesar de ello, su relación es tierna y real, y este es uno de los fuertes del film. 

La película está cargada de sentimientos, pero no es para nada un melodrama lacrimógeno. Claramente podríamos diferenciar dos partes en ella, y aunque sea la primera la que más brilla (ayudada por ese claustrofóbico y vibrante montaje), la segunda no desmerece para nada. El trabajo de los actores es buenísimo, en especial Brie Larson que se llevó todos los premios el año pasado y Jacob Tremblay, ese niño pequeño tan expresivo y enternecedor. 

Verla ha sido una experiencia estremecedora que ha valido absolutamente la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario