jueves, 25 de agosto de 2016

STRANGER THINGS: más que un homenaje


Homenaje es una palabra peligrosa. A veces es usada de forma positiva, refiriendose, por ejemplo, a una película que toma ciertos detalles de otra a la que se tiene una gran admiración; sin embargo, en otras ocasiones, se le da un tono peyorativo, haciendo ver que ese supuesto homenaje no es mas que una copia barata. Stranger Things está sin duda en el primer grupo, creo sinceramente que pocos la ven de otro modo, a pesar de haberla tildado de "entretenimiento palomitero", como si de una peli de superheroes cualquiera se tratase.

Lo cierto es que Stranger Things ha conseguido transportar a todo el mundo a los 80. Esos entrañables niños que recuerdan a los Goonies (aunque algo más frikis) son la razón principal para  que todo el mundo se enganche. Tras una partida de Dragones y Mazmorras, que "solo" ha durado 10 horas, la dejan para regresar con sus bicis a sus propias casas. Uno de ellos desaparece sin dejar rastro, y es a partir de entonces cuando las cosas empiezan a ponerse raras en ese pequeño pueblo, donde lo más probable es que nunca pase nada. La aparición de una niña muy extraña y con el pelo rapado hará que los jóvenes amigos empiecen a sospechar de que la de Will no es una desaparición normal y corriente. 


La trama engancha desde el principio, y llega a poner los pelos de punta (lo cierto es que di más de un grito). La vi en dos o tres días y la necesidad de poner el siguiente episodio era exagerada. El grupo de amigos me pareció absolutamente genial. Son divertidísimos, y Once, la niña del pelo rapado, es maravillosa, la mejor de todos. Winona Ryder haciendo de madre del niño desaparecido hace uno de sus mejores papeles. Sus dorados años 90 quedan ya lejos pero ella no ha perdido nada. Otro tanto le pasa a Matthew Modine, más conocido por haber hecho de Bufón en La chaqueta metálica. Y lo cierto es que está muy bien en su papel del policía local. 

La ambientación es fantástica, no solo por la ropa y la decoración de los escenarios. Todo ello respira ese aire ochentero, incluso la elección de los actores, especialmente los más jóvenes. Cada cosa está en su lugar y funciona a la perfección, la influencia de Spielberg es evidente sin ser excesiva. En mi opinión una historia redonda, que volveré a ver y que espero que continúe con una nueva temporada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario