miércoles, 11 de enero de 2017

Lo mejor de 2016

¡Bienvenidos a 2017! Antes de que pase mucho el tiempo me gustaría hablar brevemente de las películas y series de 2016 que más he disfrutado. Para no variar, me he dejado un montón de pelis que tienen una pinta buenísima pendientes. Si el cine fuera más barato, o yo tuviera más tiempo o el que tengo lo dedicara a ver películas en vez de series, a lo mejor de daría tiempo, pero tal y como están las cosas en mi vida, las series me absorben y son cada vez más las que sigo de forma obsesiva.


Westworld es un ejemplo más que evidente de serie que he visto con rapidez (el último episodio lo tengo reservado para esta noche). La premisa es la siguiente: un parque temático del Salvaje Oeste para disfrute de los ricachones que van a él para dejar libres sus más bajos instintos (matar, violar...). Nada de ello tiene importancia pues los personajes que habitan ese mundo son robots que pueden arreglarse; pero un fallo técnico hace que se despierte en ellos cierta "humanidad" haciendo que resuene en la mente de todos el concepto de "la rebelión de las máquinas". Los dilemas morales que plantea la serie no son moco de pavo, y en muchas ocasiones deja sin aliento.


Otra serie que he empezado recientemente y que me tiene enganchada es Good Behavior. La historia comienza con Letty, una ladrona profesional, recién salida de la cárcel, que trata de mantenerse a flote. En esas está, cuando se topa en su camino Javier, un asesino a sueldo muy encantador, con el que comienza una turbulenta relación. Empecé a verla porque la protagonista está interpretada por Michelle Dockery, a quien ya había visto en Downton Abbey y a quien adoro, pero la serie ha terminado siendo mucho más. No esperaba que la historia de estos dos malotes me gustara tanto, las actuaciones de los dos son muy buenas, y me encanta el personaje de Javier, interpretado fantásticamente por Juan Diego Botto.

Mención a parte merece el episodio navideño de Sense8. Totalmente a la altura de lo esperado. Y nada lejos queda la nueva temporada de mis amadas Chicas Gilmore. Esta temporada de cuatro capítulos, que sirve como cierre de la serie, ha sido maravillosa en casi todos sus aspectos. Y digo casi todos porque a pesar de que ha sido sumamente satisfactoria, hay un pequeño detalle que quedará para siempre como espinita clavada en mi corazón.


Pero basta ya de series. Ha sido, cinematograficamente hablando, un año divertido. Algunos de mis films favoritos de este año han sido Rogue One y Animales fantásticos y donde encontrarlos, de las que ya hable cuando se estrenaron. Pero no han sido las únicas pelis que he disfrutado como una enana. Buscando a Dory ha sido mejor incluso que Buscando a Nemo. Que los más puretas me perdonen pero esta segunda parte ha sido demasiado divertida. Muchas carcajadas cayeron también con el film de Meryl Streep, Florence Foster Jenkins, que provocó risas a toda la sala de cine donde la vi, y que merece la pena su visionado aunque sea solo por pasar un buen rato.

Otro film genial de este año ha sido Cafe Society. Por suerte, mi cita anual con Woody Allen lleva ya unos años sin fallarme. Otra cita ineludible este año ha sido el documental de Leonardo DiCaprio, Before the flood, documental sobre el cambio climático que lleva años filmando y que pone los pelos de punta en más de una ocasión.


Debo ponerme seria para terminar si pienso en la que ha sido mi película favorita de este año sin discusión posible, y esa no ha sido otra que La llegada. La película del director canadiense Denis Villeneuve me ha parecido sublime. Es perfecta se mire por donde se mire. Todos y cada uno de los detalles que la forman encajan a la perfección y crean así una película redonda metaforicamente, pero también literalmente.

Así pues estas son algunas de las cosas que más me han gustado de este año. También he visto muchas pelis que me había dejado pendientes de otros años, pero no pasa nada, esto es una cosa habitual, así que este año me prepongo tratar de ir al día con los estrenos que me interesen, y no dejarlos para dos o tres años después. Veremos si lo consigo o no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario