lunes, 26 de agosto de 2013

La perfección de lo imperfecto: AL FINAL DE LA ESCAPADA de JEAN-LUC GODARD



¿Como describir los sentimientos que me produjo esta película la primera vez que la vi? Supongo que fue una mezcla entre extrañeza, emoción, fascinación...
He leído muchas de las malas críticas que ha recibido pero precisamente son los fallos que le ven los demás donde yo veo su maestría. He visto suficientes películas de Godard y suficientes películas de la Nouvelle vague para afirmar que (para mí) esta es la mejor de todas.

Veo maestría en los saltos en el tiempo, la soltura de la cámara; en el montaje que, aunque muchos digan que se ha hecho sin ton ni son, es mentira, el montaje se realizó a la perfección, todo está donde debía estar; los diálogos son una delicia, nada de conversaciones super profundas y de una trascendencia divina, la gente normal no habla como John Wayne, la gente normal habla como Belmondo o Seberg, de forma muchísimo más natural, sin comentarios condescendientes y de gran sabiduría. Y esto me lleva a mencionar las maravillosas actuaciones de ambos, la película no habría sido lo misma sin ellos. No me canso de ver a Belmondo pasándose el dedo por los labios...

Gracias Godard por habernos hecho disfrutar con este peliculón, y por haberlo hecho a tu manera. El clasicismo y la perfección cinematográfica están muy bien, pero de vez en cuando apetece algo más desenfadado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario