sábado, 7 de diciembre de 2013

EL CONSEJERO de RIDLEY SCOTT (2013)


Lo primero de todo es decir que El consejero es una película muy floja. Posiblemente os haya pasado como a mí, que atraídos por el elenco e incluso por el director hayáis decidido ir a ver The Counselor... ¡Craso error! Iré por partes.
En primer lugar el tema. El mundillo del narcotráfico en la frontera de California con México es algo que ya conocemos, lo vimos hace un año en "Salvajes" de Oliver Stone por ejemplo. Generalizando, la película trata sobre una abogado que acaba metiéndose en un negocio turbio con uno de sus clientes y narcotraficante conocido.
Hasta ahí está todo claro, pero conforme va avanzando la película dejas de tener claro que esta pasando o más bien cuales son las motivaciones de los personajes, de las cuales no tienes ni idea. El guión es una auténtica basura, plagado de pseudofilosofía barata, dan ganas de darles a muchos de los personajes un buen bofetón. Sorprendentemente, el guión es de Cormac MacCarthy, escritor de novelas como No es país para viejos o La carretera. Señor McCarthy dedíquese mejor a sus novelas y deje los guiones para los guionistas, es mi opinión personal.


Respecto a los actores tengo mucho que decir. Michael Fassbender está bien como el consejero, pero huelga decir que no es su mejor papel. Su personaje no tiene nombre, se refieren a él todo el tiempo como consejero o abogado. ¿Ha intentado Ridley Scott despersonalizar a este personaje para ponerlo como ejemplo de uno de muchos que caen en esta gran trama turbia del narcotráfico?
Javier Bardem, por más que a mí no me caiga demasiado bien, está cojonudo, el papel de mafiosillo le queda muy bien, y sus escenas son de las mejores de la película. Y esto me lleva a hablar de Cameron Díaz, y si, señoras y señores, Cameron Díaz lo hace bien, bastante bien además, las escenas que tiene junto a Bardem son lo más salvable de la película... Caso a parte es la escena en la que ella se tira al coche deportivo de Bardem (no hagáis preguntas, hay que verlo para creerlo). Brad Pitt también está muy bien, como siempre (obvio), pero sin más, nada digno de especial mención.
Y he dejado para el final a Penelope Cruz... Hay muchas maneras de estropear una película, la más rápida de ellas es contratar a la Cruz. Su papel es insulso y ridículo, es tan mojigata que me dan ganas de vomitar, y ella hace que sea aun peor, porque es tan mala, pero tan tan mala... Te pegas la película deseando que alguien la mate para que deje de torturarte con sus escenas, que dan bastante vergüenza ajena.

Ridley Scott nunca ha sido santo de mi devoción, pero tiene películas buenas (Gladiator, Un buen año, Thelma y Louise)... pero esta vez la ha liado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario