domingo, 3 de agosto de 2014

BEGIN AGAIN de JOHN CARNEY (estrenada en España el 1 de agosto)


"Begin again" es uno de los estrenos del verano que más ansiaba ver. Todo me parecía atractivo en ella. En primer lugar, por Keira Knightley, una de mis actrices favoritas, y cuyas películas veo siempre. Y en segundo lugar, por su director John Carney. Tras ver "Once", el segundo film del director no me cupo ninguna duda de que este irlandés sabe contar historias, y además historias buenas y originales. La misma buena sensación que se me quedo al ver "Once" apareció de nuevo al terminar ayer en el cine "Begin again". Lo único que me pena es que en el cine estuviéramos solo 4 personas contadas. 

La película comienza con un joven entrañable obligando a su amiga Gretta (Keira) a subir al escenario del bar en el que están, a tocar una de sus canciones. Nadie parece prestarle atención, sin embargo entre el público sí que hay alguien que lo hace, Dan (Mark Ruffalo). A través de dos largos flashbacks nos enteramos que él es un productor musical demasiado idealista para la compañía que fundó, que solo busca cantantes muy jóvenes y poperos con los que lanzar un álbum que se venda como churros. A ella la vemos llegar a NY con su novio (Adam Levine, el cantante de Maroon 5). Él acaba de ser lanzado al estrellato gracias a que sus canciones han aparecido en una película. Las cosas se tuercen cuando a él se le sube la fama a la cabeza y se vuelve un hipster egocéntrico. Y así tenemos a nuestros protagonistas la misma noche en el mismo bar, destrozados, pero con ganas de salir adelante.


Partiendo de una premisa parecida a la de "Once", tenemos de nuevo una historia sobre la superación personal y sobre como la amistad puede ayudarnos a superar muchos de los males de la vida. Y para quien piense lo contrario... no, esta película no es una comedia romántica con final previsible, en la que te imaginas desde el primer minuto todo lo que va a pasar. Por suerte, Carney ha podido hacer una película muy de su estilo dentro del engranaje estadounidense, lo que es muy de agradecer. El final es absolutamente creíble y más real y auténtico de lo que muchos pudiesen esperar.

Es dulce y tierna, pero en ningún momento se vuelve empalagosa. Tiene momentos entrañables y divertidos a la par. Ruffalo y Knightley hacen una pareja genial, y los secundarios están igualmente fantásticos. La banda sonora es muy buena, y tiene canciones tan poderosas como Lost stars o Like a fool. 

Recomendable 100%


No hay comentarios:

Publicar un comentario