miércoles, 20 de agosto de 2014

HIJOS DEL TERCER REICH de PHILIPP KADELBACH (miniserie de 2013)


Freidhelm Winter, uno de los protagonistas, ante la idea de su padre de que la guerra le hará un hombre, dice que "la guerra saca lo peor de cada uno", y efectivamente así es. 

"Nuestras madres, nuestros padres" es el título original de esta miniserie alemana, y quizás sea una de las mejores producciones alemanas que tratan el pasado reciente de la II Guerra Mundial. Conflicto que perdieron y en el que fueron responsables de una de las mayores barbaries de la historia de la Humanidad. La miniserie se transmitió en Alemania con reservas por parte de su productor, Nico Hoffmann, que esperaba sinceramente que la gente apreciara el esfuerzo real y autocrítico de la historia. Por suerte, tuvo un gran éxito de audiencia, y aunque la crítica ha tenido opiniones contradictorias, todos coinciden en que es una producción soberbia.


La historia comienza en Berlin en 1941. Cinco amigos se reúnen por última vez antes de que tres de ellos partan al frente, aun con la convicción de que para Navidad estarán todos de nuevo juntos. Friedhelm y Wilhelm Winter son dos hermanos, soldados, que partirán al frente ruso; Wilhelm, el mayor, ya ha estado en la guerra y está convencido de que ganaran. Por el contrario, Friedhelm, es lo que podría considerarse un hombre de letras, que preferiría estar en la universidad a ir a la batalla. Seguramente sea él quien tenga una visión más realista de lo que el conflicto va a suponer para todos. Además, están Charlotte y Greta. Charlotte es ingenua e idealista, y va a servir a su patria como enfermera en el frente; Gretta tiene su ambición puesta en sí misma más que en los demás, pues está empeñada en ser cantante a toda costa. El último de los amigos es Viktor, el novio de Gretta, que es un judío alemán, quien por supuesto es quien va a tener las cosas más complicadas.

Se ha criticado de la serie que dejase de lado el hecho de que la mayoría de los jóvenes soldados alemanes estuviesen increíblemente aleccionados y convencidos de la causa nazi; sin embargo, yo creo que este es simplemente un punto de vista diferente, y para nada ciego ante como sucedieron las cosas. Se nos cuentan cinco historias individuales para hablarnos del colectivo de la sociedad alemana, pero en ningún momento se exculpa a nadie de nada. La reflexión sobre qué no seríamos capaces de hacer por sobrevivir si la situación lo requiriese puede no ser todo lo optimista que desearíamos. 


Está rodada espléndidamente, tanto en los momentos más intimistas como en las escenas de batalla. Estas últimas han hecho que la serie sea relacionada con "Hermanos de sangre", que es otra magnífica miniserie sobre la II Guerra Mundial, aunque en mi opinión, "Hijos del tercer Reich" tiene una visión más objetiva de los hechos (aunque Hermanos de sangre esté basada en hechos reales ya sabéis que a los americanos les gusta demasiado ponerse en plan: vamos a salvar al mundo). También ha sido comparada con "The pacific", que a mí me parece una serie muy inferior a las dos anteriores y bastante más aburrida.

No me voy a poner feminista, pero la verdad es que se agradece que haya personajes femeninos protagonistas, que suelen ser mucho menos abundantes que los masculinos en las películas o series de guerra. El guión es espléndido, y no es para menos, pues el guionista, Stefan Kolditz, ha tardado 10 años en terminarlo. En cada uno de los tres capítulos podemos encontrar algunas perlas y frases lapidarias que son dignas de ser recordadas. Pocas licencias al sentimentalismo veo yo. En resumen, es una miniserie muy buena en todos los aspectos. Te deja con un sabor amargo pero quedas plenamente satisfecho.

1 comentario:

  1. Los Hijos del Tercer Reich, desde mi punto de vista creo que es una miniserie bastante atractiva que sin duda causó algunas diferencias pues la mayoría de los críticos y espectadores creen que de alguna forma esta serie humaniza o justifica a los nazis y deja atrás lo negro de los alemanes. Lo cierto es que la serie cautivó a miles de personas y consiguió captar la guerra desde otro punto de vista; el de cinco jóvenes que empiezan siendo unas personas en 1941 y acaban siendo otras muy distintas en 1945, poseídos por el dolor y el arrepentimiento.

    ResponderEliminar