jueves, 18 de junio de 2015

Juego de Tronos o cómo no hacer una buena adaptación



Seamos claros. Hace tiempo que la serie Juego de tronos dejó de ser una adaptación de una saga de libros. Si fuese una creación completa de David Benioff y David Weiss estaría encantada con la serie, pero no lo es, aunque ellos crean que si. Resulta que está basada en la saga Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin, y aunque este señor sea el más lento e irresponsable (por vender sus libros a la tele antes de haberlos acabado) sobre la faz de la Tierra, la historia sigue siendo suya. 

Comprendo que las personas que no han leido los libros se sientan más que satisfechas con los acontecimientos de la serie, pero yo, como lectora de ellos desde que tenía 17 años, no puedo estarlo. Sencillamente porque esta es la saga peor adaptada de la historia. Puede que sea una buena serie, pero es una pésima adaptación. 

Todos eramos felices allá por la primera temporada, pero conforme fue pasando el tiempo las cosas fueron a peor. Me parecen totalmente comprensibles muchos de los cambios que han hecho. Los libros y la televisión son medios completamente diferentes y por ello hay que economizar en personajes, tramas... Pero cuando llegas a un nivel en el que solo importan un par de personajes y el resto son meros secundarios insulsos o ni siquiera se limitan a sacarlos, tenemos un serio problema.

Tramas que pensabas trascendentales para los acontecimientos futuros son suprimidas, personajes a los que tenías un gran cariño son suprimidos... Y además, otros son transformados por completo. Pongo por ejemplo a Jamie Lannister, cuya transformación y evolución personal en los libros es de las más magníficas que he leido jamás, se ha convertido en un absurdo peón de su "querida" hermana para pasarse una temporada entera sin hacer nada. 

Al parecer los lectores de los libros somos unos quejicas que no comprendemos la maravillosa capacidad de síntesis de Benioff y Weiss, pero yo sigo pensando que se les ha subido el éxito a sus cabecitas, y que ya todo vale con tal de histerizar un poco al espectador... Por favor señores esto no es serio. 

Ahora ya solo nos queda esperar que Martin acabe los dos últimos libros, leerlos, conocer el verdadero proceso por el que sucede todo, y conocer ese final tan esperado que nadie es capaz de adivinar (al menos en los libros).

No hay comentarios:

Publicar un comentario