jueves, 25 de junio de 2015

JURASSIC WORLD de COLIN TREVORROW (2015)



Se ha dicho de todo sobre ella, desde que es una emocionante secuela digna del original de Spielberg, hasta que es manipuladora, exagerada y vacía de sentido. Lo que está claro es que esta nueva revitalización de la franquicia solo va a gustar a aquellos que anhelan emoción y ver de nuevo a esos grandes bichos en acción. No se le pueden pedir peras al olmo, es imposible que sea igual que la original, la cual apareció en un momento en el que su director estaba en pleno estado de gracia, y que encima consiguió que las maquetas de los dinosaurios fueran increiblemente reales. Nunca se había visto nada así, pero ahora ya lo hemos visto todo. No nos impresionan los buenos efectos especiales, y nos enfadamos cuando vemos el más mínimo fallo.


La trama parte 22 años después de lo ocurrido en Jurassic Park. Al fin han conseguido el propósito original: abrir el parque temático al público. Es, sin duda, el negocio del siglo. Pero obviamente algo tiene que salir mal, justo el día que los sobrinos (típicos niños Spielberg) de una de las administradoras del parque van a visitarla. Mientras tanto, el único que parece saber lo que hay que hacer es un asilvestrado Chris Pratt (el nuevo "hombre de los dinosaurios"). 

Está claro que han seguido la fórmula de los "blockbuster", para llevar así a medio planeta al cine. Un poco de acción, un poco de romance, un poco de diversión... un poco de todo para hacerla el boom del verano. Lo que a mi me ha gustado especialmente son todos esos guiños a la peli original, que haran que a los fans se les ponga una sonrisilla en la cara.

Claro que es más de lo mismo. La gracia de estas películas es que los dinosaurios se escapen del control de los humanos. Punto. No hay más. Al que le guste bien, y al que no, pues que no la vea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario