martes, 26 de abril de 2016

GIRLS (5ª temporada): un paso a la madurez

No podría estar más encantada con la última temporada de Girls. Ha estado llena de momentos inolvidables, divertidos, frustrantes, sinceros, románticos e incluso desagradables (estos últimos gracias a Hannah por supuesto). Lo cierto es que ha sido sumamente satisfactoria en todos los aspectos, y creo que ha sido la más completa y genial de todas, dejando siempre en primer lugar la primera temporada que está a un nivel superior. Todos aquellos que por algún motivo se hartaran de estas cuatro chicas y sus líos deberían continuar la serie para poder llegar hasta aquí.

A continuación sigo la crítica con SPOILERS (avisados estáis):



La temporada arrancaba con la boda de Marnie con Desi, que es el único momento en el que hemos visto a las cuatro amigas juntas. También es el error más gordo de Marnie en lo que llevamos de serie, pero quizás fuese un mal necesario. Algo que ella tenía que hacer, a pesar de que todo el mundo sabía que era una auténtica cagada unirse a semejante elemento. Sin embargo, todo tiene solución y mientras ve que su mundo se va desmoronando se topa con alguien de su pasado, su exnovio Charlie. No diré más de este episodio (Pánico en Central Park), pero es una absoluta genialidad, y gracias a los que pasa en él, Marnie es capaz de abrir los ojos ante su realidad.

Por otra parte, tenemos a Soshana a quien dejamos en la anterior temporada marchándose a trabajar a Japón. Su vida allí le ayuda a expresarse y crecer en cierto modo. También le ayuda a salir de la relación poco satisfactoria que tenía en NY (yo lo esperaba con ansia porque el tío era muy carca y soso). Si bien su experiencia no termina del modo que ella hubiera deseado, consigue regresar a su ciudad con las pilas cargadas.


Lo más sorprendente de la temporada ha venido de la mano de Jessa. En el primer episodio vemos como ella y Adam se besan apasionadamente, dejando por un momento de lado que él es el exnovio de Hannah y ella una de sus mejores amigas. Jessa se resiste a que pase lo inevitable, pues llevan tiempo alejando la tensión sexual que hay entre ellos, pero él la persigue incesantemente, y cuando Hannah le da motivos para cabrearse, termina cayendo en sus brazos irremediablemente. Personalmente, me ha gustado mucho su relación, ha sido muy bonita. Creo que tiene mucho sentido que dos personas como ellos, tan parecidos en muchos aspectos, terminen juntos. No obstante, la sombra de Hannah se cierne sobre ellos. Ya veremos que pasa. 


He dejado para el final a la terrible y exhibicionista Hannah, el personaje que menos me gusta y la más protagonista de la chicas. Comienza la temporada dentro de la burbuja de falso comfort que se ha creado con su trabajo en un colegio y su novio sensato. Sin embargo, ella no es así, no es una persona que se vaya a conformar con una vida mediocre que no desea. A pesar de todo, cuando las cosas comienzan a desmoronarse lo acepta. Su descubrimiento de la relación que hay entre Jessa y Adam es el detonante de que tome una serie de decisiones que le ayudaran a madurar. Teniendo así su momento álgido en el monólogo final que ha sido, sin duda, uno de sus mejores momentos en toda la serie y uno de los pocos en los que no me han dado ganas de pegarle un puñetazo.

Como siempre ha habido momentos geniales por parte del resto de personajes: Elijah y su búsqueda del amor, y por supuesto, mi queridisimo Ray, que tanto sufre por culpa de los desvaríos de estas chicas. Su lucha contra los hipsters del bar de al lado me ha parecido enternecedora, por suerte para él llega Soshana al rescate. 

Poco más me queda añadir, salvo que estoy deseando más que nunca ver como sigue todo pues han quedado muucas cosas en el aire... La sexta y última temporada de Girls promete. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario