miércoles, 3 de mayo de 2017

Serie de TV (Netflix): POR TRECE RAZONES


La serie del momento. Eso es lo que parece que es. Y por más que me haya gustado a grandes rasgos, no puedo evitar mirar con escepticismo muchas de las cosas que suceden en los 13 episodios que la componen. 

Empecemos por el principio. Hannah Baker, una alumna de instituto, se ha suicidado ante la estupefacción de todo el mundo, especialmente de sus padres. A ellos, pobres desgraciados, no les ha dejado ni una misera nota, sin embargo ella no se ha ido sin más. Su suicidio, planeado meticulosamente, va precedido de la grabación de 13 cintas de casete (los audios de mp3 están sobrevalorados evidentemente...). En estas cintas, Hannah ha grabado las 13 razones por las que se ha suicidado, o mejor dicho, señala con el dedo a las 13 personas que contribuyeron a que esto sucediera. Estas cintas van pasando de mano en mano por los "culpables" hasta llegar a Clay Jensen, el chico bueno que estaba enamorado de ella. Es aquí cuando empezamos a ser participes de la historia posterior a la muerte de Hannah y anterior a través de una serie de flashbacks. 

La serie, por supuesto, tiene sus cosas buenas. Es muy interesante y engancha desde el principio. La necesidad de saber porque Clay está en las cintas, y conocer a todos los implicados es demasiado grande. El morbo y la curiosidad por las desgracias ajenas no tiene límites en el ser humano. Es una serie con puntos positivos y otros negativos, pero es imposible explicarlo sin hacer spoilers.

(continuo CON SPOILERS)


Liberada de la carga de no destripar nada, diré que la protagonista me cae bastante mal. Sus "amigos" la acusan en más de una ocasión de ser una dramática y es totalmente cierto. Obviamente, tiene motivos para sentirse muy desgraciada, especialmente tras la violación, que yo considero que es la causa fundamental del suicidio. Sin embargo, la mayor parte de las cosas que le pasan: que le roben unos dibujos, o que unos amigos le dejen de hablar, no me parecen motivos suficientes. Considero que por lo menos la mitad de las personas implicadas en la cintas no deberían haber aparecido en ellas. Seamos sinceros, las cosas que le hacen son cosas típicas de adolescentes que le pueden pasar a cualquiera. Y que al pobre Tony le caiga el muerto de ese modo no me parece justo para él. No pretendo tomarme a la ligera el tema, pero precisamente por ser tan serio, me parece que lo podrían haber llevado mejor.

Se ha dicho que la serie incita al suicidio pues lo muestra de un modo romántico... No estoy de acuerdo, pero si es verdad que lo que si que parece que hace la serie es incitar a la venganza. Esas cintas son una Vendetta con mayúsculas más digna del Conde de Montecristo.

En resumidas cuentas, la serie está bien. A pesar de sus defectos, denuncia temas como el acoso escolar, la violación, la objetivización de la mujer, el machismo que sigue arraigado en la sociedad; y trata con naturalidad temas que hoy en día a veces siguen pareciendo tabú como la homosexualidad. Pero... ¿Podrían frivolizar menos en algunos momentos? Si. ¿Podrían haber creado una historia que nos resultase al final un poco más realista? Pues si, desde luego.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario