jueves, 6 de febrero de 2014

HAPPINESS de TODD SOLONDZ (1998)

Debido a la reciente y desgraciada muerte del gran Philip Seymour Hoffman voy a empezar el mes de febrero con una película suya. Una película que no se olvida facilmente y que me dejó un tanto trastocada. Escrita y dirigida por Todd Solondz, recibió el FIPRESCI en el festival de Cannes de ese año, así como otros premios y nominaciones. 


La acción transcurre entre Nueva Jersey y Florida a lo largo de unas pocas semanas. En las que se nos cuenta la historia de tres hermanas. Joy es soltera, desgraciada en el amor y generosa hasta el extremo; su hermana Helen está también soltera, pero no se le parece en nada y vive soñando con que la secuestren y la violen. Trish, la tercera hermana, cree tener una vida soñada con su marido y sus 3 hijos, y no se da cuenta de absolutamente nada, y menos de que su marido está cayendo en un círculo vicioso de perversión. Philip Seymour Hoffman interpreta a un pobre hombrecillo que aúna perversión y represión, y que se ve envuelto en esta complicada trama familiar. Las interpretaciones son todas magníficas, y la sombría fotografía, acorde con el tema, nos introduce perfectamente en esta perturbadora historia.


El "american way of life", las falsas apariencias que hay que mantener, se vienen abajo pues la supuesta felicidad que todos buscan de un modo u otro no llega jamás, y esto les hunde en la infelicidad y en la frustración. La normal vida familiar oculta de todo: pedofília, masoquismo, frigidez, alcoholismo, infidelidades, angustia, odio a uno mismo... La hipocresía y la vergüenza dominan a los personajes, y acaban produciendo en el espectador sensaciones tan contradictorias como la compasión y el asco. Este segundo sentimiento es el que me invadió a mi buena parte de la película, y desde luego no deja a nadie indiferente. 


Estos pobres desgraciados son testigos del desmoronamiento de su vida y son incapaces de pedir ayuda a las personas de su familia, para la que estaban interpretando un papel en el que quedan lejos sus complejos y manías, pues ante todo hay que aparentar. La película está narrada de forma tan cruda que por momentos no puedes mas que quedarte acongojado. Solo me queda decir que no está hecha para todos los estómagos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario