domingo, 9 de febrero de 2014

LA GRAN ESTAFA AMERICANA de DAVID O. RUSSELL


"La gran estafa americana" comienza con Christian Bale colocándose meticulosamente un peluquín, dando unas pinceladas por aquí y otras por allá lo tapa y remata la faena con la horrible cortinilla que se llevaba tanto hace años. En la escena siguiente, vemos como de un simple manotazo Bradley Cooper le destroza el peinado, igual que les puede pasar a los protagonistas de esta historia con su glamourosa vida que parece pender de un hilo, y que es tan falsa como el pelo de Bale.

No es una película de Scorsese, ni lo pretende como algunos han insinuado, demostrando que no se han enterado de nada y que no han comprendido las intenciones del director, que desde luego no era hacer una película de mafia. Su intención no es otra que la de contar una buena historia (como hizo en otras de sus películas, como El lado bueno de las cosas o The fighter), y esa historia está contada con artificio, con un estilo personal muy marcado. Lejos de cualquier tipo de realismo (o moralismo), lo que se nos cuenta es la gran mentira del sueño americano, y lo que cuesta mantener la farsa de que este se está viviendo, y ¡que mejor que los horteras años 70 para ello!


Esta historia basada en hechos reales trata sobre como un estafador profesional (Christian Bale, portador de un triporro cervecero sin igual) y su despampanante y despechugada amante (Amy Adams) se ven obligados a trabajar con un agente del FBI (Bradley ricitos Cooper), y ayudarle a encarcelar a unos cuantos mafiosillos. El problema llega cuando para ello se meten en el mundo de la política, un mundo podrido como hay pocos. 

Las actuaciones son uno de los fuertes de la película y está claro que David O. Russell es un genial director de actores pues saca lo mejor de ellos. Bale buenísimo como siempre, y Cooper no se le queda atrás; pero son ellas, en mi opinión, las que están grandiosas. Amy Adams ha realizado sin ningún género de duda la mejor actuación de su carrera, y Jennifer Lawrence como la despechada mujer de Bale está genial en su papel secundario, que es además uno de los más divertidos de la película. En general, el reparto es muy bueno, sin olvidar a Jeremy Renner, que está más que bien fuera de su típico papel de peli de acción (sigo hipnotizada por ese pedazo de tupé que lleva).


La fotografía y el vestuario van totalmente acordes al ambiente, con un predominio de lo brillante y los colores vivos. Peinados barrocos, grandes pendientes dorados, vestidos de lentejuelas, maxigafas de todos los tipos,... La crítica a las apariencias y a la falsedad de la gente se ve amplificada por esta potente puesta en escena.

La banda sonora es sencillamente brutal, los clasicazos la invaden, desde las primeras escenas del enamoramiento de Bale y Adams  al ritmo de "Jeep's blues" de Duke Ellington, hasta el combate visual entre Adams y Lawrence con "Goodbye Yellow Brick Road" de Elton John de fondo. Todas las escenas están enfatizadas por canciones de The Bee Gees, Tom Jones, America, Donna Summer... todo muy musical.

Así pues que diga la gente lo que quiera pero esta es una buena película... No, no es buena, es cojonuda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario