martes, 10 de junio de 2014

LA BODA DEL MONZÓN de MIRA NAIR (2001)


Desde Occidente siempre hemos tenido cierta fascinación por todo lo que viene de Oriente, y lo cierto es que hoy en día sigue siendo así. La misteriosa y fascinante India es uno de los países que más interés despierta. El primer director de cine de este país que llamó la atención en los festivales internacionales fue Satyajit Ray, quien fue premiado en Cannes en el año 1956 por su magnífica película "Pather Panchali" ("La canción del camino"). 

El cine indio con los años se ha ido convirtiendo en una macroindustria que deja la cifras hollywoodienses a la altura del barro. Las películas de Bollywood serán recordadas por sus espectaculares números musicales llenos de color protagonizados por su habitual star-system. Pero lejos de este engranaje hay una directora, que también es de la India, pero que ha realizado películas algo al margen de este sistema. Ella es Mira Nair.


Ella podría ser considerada la directora de cine de origen indio de mayor proyección internacional; ha realizado numerosas películas fuera de su país natal con mayor o menor fortuna. Nació en Rourkela (India), estudió Sociología e Interpretación en la Universidad de Nueva Delhi y con 19 años recibió una beca para estudiar Imagen y sonido en la Universidad de Harvard. Su primera película "Salaam Bombay" (1988) tuvo un enorme éxito, pero el reconocimiento internacional le llegó en 2001 con "La boda del Monzón".

Esta producción india nos cuenta la historia de una familia de clase media-alta que está preparando la boda de la hija mayor. Con la boda de panel de fondo, y con un estilo a veces cercano al documental, la directora nos permite adentrarnos en las vidas de los diferentes componentes de la familia: la madre que fuma a escondidas en el baño, la prima traumatizada por una acontecimiento de la infancia, el hermano pequeño, los tíos, tías, primas y primos, la criada que sueña con una vida mejor, y la chica, la futura novia que ha accedido a casarse con quien sus padres han elegido pero que sigue pensando en su exnovio casado. Todo un retrato de costumbres, de los cambios que están aconteciendo en un país tan tradicional y cómo estos se van sucediendo generación tras generación.


Para realizar el proyecto contaron con muy poco presupuesto pero esto no es necesariamente motivo de disgusto, pues el resultado fue muy bueno. Hay numerosos planos de cámara en mano que hacen que a veces parezca casi un vídeo casero de cualquier acontecimiento familiar. El tratamiento de la luz y el color son excelentes, cómo no podía ser de otro modo tratándose de una película india. 

Se que el tema no es nuevo y por ello fue criticada por algunos (especialmente por cierto crítico español, esnob a más no poder y al que no soporto, que la tildó de "folclore barato"), pero a pesar de ello creo que está tratada con mucha naturalidad y que sus diversos puntos de vista la dan riqueza al film. A mí personalmente me gustó mucho, me entretuvo, me pareció muy bonita visualmente y se nota que está hecha con cuidado y esmero. Muy recomendable para verla un domingo después de comer con la familia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario