lunes, 4 de noviembre de 2013

DON JON de JOSEPH GORDON-LEVITT


Recuerdo la primera vez que vi a Joseph Gordon-Levitt. Yo era bastante pequeña y estaba viendo "10 razones para odiarte", y estaba mucho más interesada en mirar a mi adorado Heath Ledger (¡pobrecico mio!) que en mirar a Joseph, sin embargo, ya resulta entrañable y encantador, y los mejores momentos de su carrera estaban aun por llegar.
Este polifacético hombre lleva en el negocio del cine desde pequeño, y ha actuado en películas tan geniales como "500 días juntos", "Origen" o "El caballero oscuro: la leyenda renace", pero ha sido hace poco y con este película que voy a tratar, cuando ha dado el gran salto a la dirección (ya ha rodado algún corto anteriormente).


Don Jon trata sobre un joven algo macarra (Joseph Gordon-Levitt) que dedica su vida a ir al gimnasio a ponerse mazado, a limpiar su casa, a ir a la iglesia a confesarse, a ligar (arrimar cebolleta en la discoteca más bien), y sobre todo, a ver porno para masturbarse cada dos por tres. Su vida se ve trastocada cuando conoce a Barbara (Scarlett Johanson), una chica a la que le cuesta más de lo normal llevarse a la cama, y este tira y afloja hace que le resulte aun más tentadora. Johanson nos deleita con el papel más choni de toda su vida, en serio, es una auténtica choni calientabraguetas. Además, es adicta a la comedias románticas insulsas, totalmente opuestas al porno duro que ve Jon. Por otra parte, está Esther (Julianne Moore), a quien Jon conoce en sus clases nocturnas. Estas dos mujeres le harán replantearse su estilo de vida.


Con envoltorio de comedia romántica, o mas bien comedia dramática, Gordon-Levitt nos da que pensar. La película es una crítica al porno (Don Jon cree que es real, cree que la vida debería ser como el porno, y que hay gente que vive así...), pero también es una crítica a las comedias con final "made in Hollywood", pues evidentemente la vida tampoco es así. Sin embargo, la crítica que más me ha gustado es la que hace a la Iglesia y a la ridiculez que supone la confesión y el perdón posterior a la misma (si la veis comprenderéis a que me refiero).
A parte de todo esto, me han gustado mucho las actuaciones, los actores están muy bien elegidos y les pega perfectamente su papel, especialmente a Tony Danza, como el pervertido padre de Jon. También me ha gustado como está realizada, la banda sonora es perfecta, los encuadres y movimientos de cámara... tampoco me quiero adentrar en tecnicismos. 

Así pues una película totalmente recomendable, no entiendo como pudo haber dos parejas en el cine que se largaran de la película (¿Demasiado explicita?, ¿Con más miga de la esperada?...). La gente es tonta... fin!


No hay comentarios:

Publicar un comentario