domingo, 5 de enero de 2014

EL VIOLINISTA EN EL TEJADO de NORMAN JEWISON (1971)

¡¡¡Feliz año nuevo!!!
Después de muchos días de festejos y comidas familiares vuelvo a la carga con un clasicazo de los de toda la vida, un musical de los buenos, de los que te tienen el día entero tarareando sus canciones ("If I were a rich man..."), pues eso es El violinista en el tejado.



Yo no soy la mayor fan de los musicales, pero es cierto que hay algunos que te atrapan, y esto me pasó a mi con esta película. Norman Jewison dos años más tarde dirigió "Jesucristo Superstar", la cual no me emocionó en exceso.
El inicio de la película (el cual os he puesto en el vídeo de arriba), y la primera canción, ya nos ponen en situación. Los protagonistas forman parte de una comunidad judía en un pequeño pueblo de Ucrania, donde lo que prima por encima de todo es la tradición; sin embargo conforme vayan pasando los minutos vemos como esas tradiciones se ven desplazadas por diversos cambios que irrumpirán en sus vidas, y estos cambios elegidos o no afectaran a todos. El argumento está plagado de metáforas pero también de temas universales: amor, fe, destino, orgullo, valor, familia..., pero también hay opresión y grandes dificultades propiciadas en gran parte por lo que les ha tocado vivir, la época y el lugar. 

Como hilo conductor tenemos las conversaciones con Dios del protagonista, Tevye (interpretado magistralmente por Topol), padre de familia y lechero, que habla con Dios sobre sus dudas existenciales, sobre los matrimonios de sus tres hijas, que se le presentan inesperados y extraños.



La música es fantástica (John Williams de nuevo). Las escenas musicales no están insertadas en la película de cualquier manera, sino que avanzan la acción y nos hablan de los sentimientos de los protagonistas. Adoro la canción "Matchmaker, matchmaker", en la que las hijas de Tevye cantan sobre como querrían que fuese el marido que les buscase la casamentera del pueblo.

Así que os gusten o no los musicales, seáis capaces o no de tragaros una película larga (y esta lo es), El violinista en el tejado es una película que deberíais ver todos pues "cada uno de nosotros es un violinista en el tejado que intenta ejecutar una tonada grata y sencilla sin romperse la cabeza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario