martes, 29 de octubre de 2013

EL SUEÑO ETERNO de HOWARD HAWKS (1946)


Clásico donde los haya del cine negro estadounidense de los años 40. "El sueño eterno" fue producida y dirigida por Howard Hawks, el grandísimo director de "La fiera de mi niña", "Bola de fuego", "Tener y no tener"... El guión fue adaptado por William Faulkner entre otros, y está basado en la novela homónima de Raymond Chandler.

Narra la historia del detective Philip Marlowe (Humphrey Bogart), que es contratado por un millonario general que está siendo chantajeado por unas deudas de juego de su hija Carmen (Martha Vickers), que lleva una vida un tanto alocada como ninfómana y toxicómana. La otra hija del general, Vivian (Lauren Bacall) es una joven divorciada y muy inteligente, que se ve inmiscuida en toda la enrevesada trama por culpa de su hermana y de sus amistades. Vivian y Marlowe se sienten atraídos desde el primer momento, y están toda la película con un jueguecito de tira y afloja. En realidad no podía ser de otra manera tratándose de ellos, pues Bogart y Bacall se habían casado recientemente y su romance estaba en pleno apogeo.


Esta obra del cine negro está repleta de intriga y misterio, sin embargo hay que decir que la trama a veces está demasiado enmarañada y puede resulta difícil seguirla, tanto por la abundancia de nombres como por la continua sucesión de subtramas. En mi opinión, esto no es ningún problema pues la he visto ya varias veces, y realmente si estas atento no tienes porque perderte, pero ha sido bastante criticada por este motivo.
Los diálogos son magníficos y de una sutileza pocas veces vista. El erotismo que pueden llegar a desprender algunas de las escenas es mas que evidente, pero por suerte los que la pasaron por la censura no eran demasiado perspicaces. Una de mis favoritas es la escena en la que Vivian y Marlowe tienen una sutil charla sexual haciendo alusión a las carreras de caballos:

Vivian: “Bien, hablando de caballos, antes de apostar me gusta ver cómo arrancan, cómo corren y cómo van en la carrera. Me parece que a usted le gusta arrancar fuerte”
Marlowe: “Por mi parte, creo que tiene usted cierta clase, pero no sé a dónde puede llegar, ni cuánto puede correr”
Vivian: “Eso depende bastante del jinete” 


La fotografía, los movimientos y ángulos de la cámara, los decorados nos deleitan no solo por ser impecables sino también por tener todo tipo de dobles sentidos (pornografía, homosexualidad...). Su estética tenebrista, tan típica del cine negro, es una delicia para nuestros ojos. 

"El sueño eterno" tiene de todo: asesinatos, celos, venganza, chantaje, culpables e inocentes (o puede que no). Absolutamente recomendable para todo aquel con ganas de desentrañar un complicado puzzle. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario