jueves, 26 de septiembre de 2013

MATAR A UN RUISEÑOR de ROBERT MULLIGAN (1962)



"Atticus dijo una vez que nunca se conoce realmente a un hombre hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos"

Matar a un ruiseñor es pecado, pero que no te guste esta película lo es aun más. Matar a un ruiseñor nos cuenta una de esas historias puras y maravillosas que jamás olvidarás, de esas que nos llegan al corazón y se quedan ahí para siempre. Y así, somos trasladados a la vieja y tradicional Alabama, donde somos testigos de como un honrado abogado, Atticus Finch (Gregory Peck), se encarga de defender a un hombre negro que ha sido acusado de violar a una mujer blanca. Toda la historia es mostrada a través de los ojos de unos niños, de los hijos de Atticus, la pequeña Scout y Jem. Scout es quien va narrando la historia, recordando esos veranos en los que, mientras su padre luchaba por los derechos de la comunidad negra, ella y su hermano se dedicaban a espiar al vecino loco de al lado, a hacer las trastadas dignas de su edad,... Pero también recuerda las lecciones que les daba su padre, de quien siempre se enorgullecerá.



Seguramente Atticus sea el hombre más bueno que he visto nunca en el cine, y además Gregory Peck está tan entrañable con esas gafas que no puedes mas que adorarlo. Sin duda, es una de las mejores actuaciones de toda su carrera. Tampoco son para menos las interpretaciones de los niños, en especial la de la inocente Scout (Mary Badham), que a pesar de su corta edad fue nominada como mejor actriz de reparto en los Oscars. 
Todo en esta película parece confluir para darle una fuerza interior, la magnífica fotografía en blanco y negro que hace que algunas secuencias sean aun más estremecedoras, el guión perfectamente adaptado (basado en la novela de Harper Lee), todo... No hay nada que sobre o que falte. Pocos premios me parece a mí que tiene esta película, aunque hay otras que tienen muchos y no son tan dignas de recordar como esta, y desde luego no le llegan ni a la suela del zapato.

Nunca olvidaré la primera vez que vi esta película y el escalofrío que sentí cuando todas las personas negras de la sala del juzgado esperan de pie a que Atticus salga en señal de respeto. Os dejo una pequeña escena en la que Atticus nos dice porque no hay que matar a un ruiseñor, para ver el juicio tendréis que ver la película entera, cosa que espero que hagáis.






No hay comentarios:

Publicar un comentario