domingo, 22 de septiembre de 2013

REGRESO A HOWARDS END de JAMES IVORY



Regreso a Howards End es una de las mejores películas de James Ivory. Sorprendentemente, James Ivory no es inglés, sino que nació en Berkeley (California), y digo esto porque casi todas sus películas son británicas, tanto por su producción como por su temática. Las tres más conocidas, y sumamente recomendables, son “Una habitación con vistas”, “Lo que queda del día” y “Regreso a Howards End”, que es la que he visto en mi tranquila tarde de domingo.

Regreso a Howards End (1992) está basada en la homónima novela de E.M. Forster de 1910. La produjo el propio Ivory gracias a su productora Merchant Ivory Productions.
La historia trata sobre las hermanas Schlegel (Emma Thompson y Helena Bonham Carter), dos jóvenes que viven emancipadas y pertenecen a la alta burguesía londinense; y sobre la familia Wilcox, que pertenece a la nueva clase capitalista, los nuevos ricos como se solían llamar, y que estaban desplazando a la antigua aristocracia, así como ampliando sus negocios y sus propiedades. Entre esas propiedades se encuentra Howards End, una apacible casa campestre, a la cual Ruth Wilcox (la melancólica Vanessa Redgrave) tiene un especial cariño. A pesar de los malentendidos que ha habido entre las dos familias, Margaret Schlegel y Ruth Wilcox entablan una entrañable amistad.



Esta película habla de una época en que las relaciones personales entre las clases sociales estaban cambiando, pues en ella vemos los nuevos lazos que se van creando entre los nuevos ricos con una clase mucho más liberal y reformista, que tienen en muy buena consideración a las clases medias y bajas, al contrario que los primeros, que no creen que sus malas decisiones puedan afectar a nadie más que a ellos mismos. Todo esto sucedió en la época eduardiana (reinado Eduardo VII, hijo de la reina Victoria), que coincidió con el cambio de siglo y el surgimiento de cambios significativos, como el nacimiento del socialismo. Este monarca ayudo a la modernización de Gran Bretaña, y tuvo ideas bastante liberales para la época, aunque no todas lo fueron, por ejemplo, no estaba de acuerdo con el sufragio femenino. El guión da buena cuenta de todos estos temas entre otras cosas.

Volviendo a la película diré que, como siempre, Ivory trasladó todo ese ambiente a la gran pantalla con una estética sumamente elegante y refinada. Las casas, el vestuario, la fotografía en general es una delicia. La densidad dramática y la complejidad de los personajes no hace que la película resulte sobrecargada o pesada (al menos a mi modo de ver, es posible que a otros les pueda parecer lenta, pero desde luego no a mí). Los actores son sensacionales, Anthony Hopkins y Emma Thompson están en su época de mayor esplendor, Vanessa Redgrave ya veterana está tan sofisticada como siempre, y Helena Bonham Carter brilla en este papel de los inicios de su carrera (personalmente me gusta más en estos papeles, que en el que su maridito la ha encasillado en los últimos tiempos).

El film fue nominado a numerosos premios, entre otros recibió tres Oscars: a mejor dirección artística, mejor guión adaptado y mejor actriz para Emma Thompson, que recibió el mismo premio en los Globos de Oro, los Bafta, el Círculo de Críticos de NY… La película fue muy bien recibida no solo por los pertenecientes al mundo cinematográfico sino también por el público en general.
La recomiendo encarecidamente, y más si os gustan tanto los dramas de época como a mí. (Os dejo abajo el enlace de la primera parte de la película que está completa en Youtube en español).








No hay comentarios:

Publicar un comentario